MENU

Ejercicios para mejorar la funcionalidad del pie

El pie es un “elemento” importantísimo en actividades como la carrera. Tal vez un gran olvidado, pues se le suele dar más importancia a elementos externos como las zapatillas, que a la propia biomecánica. ¿Qué deberíamos tener en cuenta para mejorar su funcionalidad?

Si pensamos en el momento de apoyo o recepción, hemos de considerar la fuerza de reacción del suelo, debiendo ser capaces de gestionar la estabilidad articular y la transferencia de fuerzas a segmentos ascendentes. Todo ello, debe producirse del modo adecuado, con la musculatura adecuada y en el tiempo justo. De esta forma, el gesto deportivo será eficaz y eficiente.

 

mejora pie con redcord

 

Podemos valorar cómo es la técnica de carrera y en concreto el comportamiento del pie en la misma. Podemos valorar cuál es su superficie de apoyo durante la recepción, en qué posición se produce en cuanto a la línea de la gravedad, cuál es el tiempo de contacto en el suelo, la movilidad de sus articulaciones, o el estado de la musculatura intrínseca y extrínseca. Y una vez veamos cuál o cuáles son las “debilidades” trabajar sobre ello. El enfoque, aunque hablemos más específicamente del pie, no pretende ser analítico, si no global. El cuerpo entiende de movimiento, de globalidad, pero vamos a ampliar “la lupa” y fijarnos en esta estructura.

El pie está formado por 26 huesos, 33 articulaciones, y más de 100 músculos. Parece sensato trabajar la movilidad de esas articulaciones para devolver la funcionalidad a la estructura anatómica, encarcelada muchas veces en un zapato. Además, es importante el trabajo de la musculatura intrínseca o local (estabilizadora) junto con la integración del trabajo de la musculatura global (movilizadora).

 

Guías para comenzar con el pie

  1. Comenzar trabajando los receptores fasciales como preparación, con rolling rápido, presiones y fricciones en toda la superficie de la fascia plantar, Aquiles, tobillo, tríceps sural…
  2. Movilidad de articulaciones metatarso falángicas, tibioperoneo astragalina, movimientos de flexión dorsal y plantar de dedos manteniendo el apoyo del primer meta.
  3. Trabajo de flexión dorsal del tobillo en carga, incorporando rebotes
  4. Trabajo de reactividad del tobillo con saltos por encima de 170 beats
  5. Y como antes hemos reseñado, no hemos de olvidarnos de que el cuerpo entiende de movimientos y que es necesaria un buen control segmental local, una correcta transferencia de fuerzas y en el momento adecuado. Por ello Redcord se convierte en una herramienta esencial para integrar este trabajo.
  6. Otra buena opción es incorporar al trabajo de cadena anterior y posterior la flexión dorsal y plantar del tobillo, a través del soporte y la anilla para dar un buen anclaje a nivel del antepie.
  7. A la cadena lateral y media movimientos de inversión y eversión.
  8. Flexión dorsal y plantar bilateral en una posición bilateral en un trabajo de cadena posterior manteniendo flexión de rodillas.

 

mejora pie redcord dos

 
Con estos ejercicios, podremos trabajar el tobillo y el pie de un modo especifico y global a la vez, consiguiendo unos pies fuertes y eficientes. Algo fundamental para nuestra salud, y que puede tener grandes beneficios entre los deportistas amateurs y profesionales, por ejemplo a la hora de mejorar la técnica de carrera.

 

Rosa Cortijo

Fisioterapeuta. Docente Akrostudio

Instructora oficial de Redcord® Active / Neurac

 

¿Te ha gustado esta información?

Suscríbete a nuestro newsletter si quieres recibir información periódica sobre consejos, ejercicios, pautas de entrenamiento...

* obligatorio

Consulta nuestro calendario formativo 2017Cursos 2017